Estudio

Diesel: su caída se acelera y proseguirá en el futuro

En Europa, principal región de producción y utilización de vehículos diésel, el descenso se produce desde 2012 pero se acelera notablemente en 2017. Te lo explicamos.

Entrada de las autopistas A3 y A86 (salida de Paris)

La evolución de las normas relativas a las emisiones contaminantes, y en particular la transición a finales de 2014 a la norma Euro 6, que impone una fuerte disminución de las emisiones de óxido nitroso para los motores diésel, ha empujado a los fabricantes a hacerlos desaparecer prácticamente de entre los vehículos urbanos. El coste del motor diésel se había vuelto incompatible con los precios de venta de este tipo de vehículos. Por esta razón, en Francia y en España, donde el diésel estaba muy presente¹ y donde los pequeños vehículos de gama media y gama baja han sido siempre muy populares, el declive del diésel empezó mucho antes del escándalo de los amaños de Volkswagen a finales de 2015. En Alemania o Reino Unido, donde las ventas de vehículos de gama alta prácticamente doblan las ventas de Francia² para este tipo de vehículos, el descenso en las ventas de diésel es mucho más reciente materializándose de manera clara a partir de 2017.

En el mercado europeo, los vehículos a gasolina son ahora los más vendidos. La tecnología de inyección directa de gasolina es la gran vence- dora de este cambio en el mercado: inspirado en el common rail -que llevó al éxito al diésel-, el GDI reduce considerablemente las emisiones de CO2 si bien al precio de un aumento de la emisión de partículas. Por esta razón los diesel dotados de un filtro de partículas serían los mejores postores.

¿UN NUEVO COMPORTAMIENTO DE LOS CONSUMIDORES?

A consecuencia de los planes de Clima-Energía de los Estados y las grandes metrópolis europeas³, los consumidores están modificando su comportamiento: muchos de ellos se alejan de los vehículos diésel puesto que prevén no poder utilizarlos en cualquier sitio o temen encontrar dificultades al revenderlos (ya que temen no poder utilizar en todos sitios o no poder revender (aunque a la par, compran más SUV y crossovers). Esta tendencia invita a los fabricantes a reducir aún más la oferta: Toyota y más recientemente Nissan han anunciado su voluntad de no comercializar más vehículos ligeros diésel en Europa. Los constructores europeos están revisando a la baja sus previsiones de producción de motores de aquí a 2025, no contemplan nuevas plataformas y la mayoría de ellos están reposicionando a sus ingenieros y técnicos en actividades de gasolina.

EVOLUCIÓN DE MATRICULACIONES DIÉSEL

EVOLUCIÓN DE MATRICULACIONES DIÉSEL

(en % de ventas de vehículos ligeros, fuente : AAA (Asociación Automovilística Estadounidense))

ESTRATEGIAS

Los actores más afectados del sector desarrollan estrategias para limitar el declive del diésel. El grupo Bosch ha desarrollado un sistema que reduce drásticamente las emisiones de NOx y permite alcanzar sin problemas los objetivos de emisión de las futuras normas Euro 7. Paralelamente, todos los productores apuestan por proyectos de hibridación ligera, lo que podría alargar la esperanza de vida de los motores térmicos. Finalmente, las reglamentaciones introducidas en algunas grandes ciudades (por ej.: Hamburgo) prohíben los diésel contaminantes (según la norma Euro 5) pero en cam- bio sí autorizan los nuevos modelos de diésel “limpios”.

Aunque la caída del diésel es inevitable, su desaparición total no está claramente definida. Su evolución dependerá, por una parte, del rendimiento medioambiental, económico y de confort en la conducción de las tecnologías híbridas y, por otra, de la rapidez de desarrollo de las soluciones eléctricas.

1. 80% en Francia y 73% en España en 2016 según las cifras publicadas por la CCFA (patronal de constructores de Francia)

2. 37% en Alemania, 35% en Reino Unido, 27% en España, 20% en Francia según las cifras publicadas por la CCFA.

3. La ciudad de Paris se ha fijado como objetivo acabar con la circulación de motores diésel en 2024 y de motores gasolina en 2030. A nivel nacional, el Plan Hulot, anunciado en julio de 2017, prevé el final de los motores térmicos en 2040. Estos planes no especifican si incluyen o no la extinción de los vehículos híbridos para las mismas fechas.