Estudio

[edito] ¿La industria del automóvil conseguirá mantener su importancia en los motores?

El declive del diésel y la aparición de los motores eléctricos podrían provocar la pérdida de una de las mayores fortalezas de la industria del automóvil: su preponderancia en el segmento de los moto-propulsores. Nada está decidido todavía, siendo decisivos los próximos años.

Chevrolet Corvette volante

El declive del diésel en pro de la gasolina y la emergencia de los vehículos eléctricos obligan a los actores tradicionales a reposicionarse al igual que provoca la aparición de nuevos actores.

Si bien las ventas de vehículos eléctricos son todavía marginales, no hay duda de que el motor eléctrico (ya sea 100% eléctrico o los diferentes híbridos) será fundamental en el futuro. Sin embargo, detrás de la electrificación hay toda una cadena de valor del grupo motopropulsor que se verá afectada.

¿QUÉ TECNOLOGIA DOMINARÁ EL MERCADO DEL MOTOR EN 2030?

¿QUÉ TECNOLOGIA DOMINARÁ EL MERCADO DEL MOTOR EN 2030?

(Porcentaje mínimo y máximo de tecnología en las previsiones de producción, en %)

Las estimaciones para 2030 evidencian un alto nivel de incertidumbre por parte de los analistas (IHS Markit, ECF, Roland Berger, Ricardo, Fraunhofer, PWC-Autofacts, LMC) pero en todo caso confirman el crecimiento de las tecnologías híbridas y 100% eléctricas.

Lectura del gráfico: en 2030, las previsiones más conservadoras fijan la cuota de motores térmicos en torno al 71% en alto contraste con el 12% que auguran los analistas más favorables a una evolución rápida de lo eléctrico e híbrido.

El porcentaje de híbridos ligeros, incluidos aquí en la categoría de térmicos, supondría entre un 20 y un 40% de los motores en 2030.

Comparte este artículo !